empresa-emergente

Conocí a Rafael Echeverría en 2004, en el marco de un intenso programa de aprendizaje denominado The Art Of Business Coaching (ABC) conducido a través de su empresa Newfield Consulting.

Creo que dije ya en un post anterior que tendría que hablar algún día de este programa, pero… hoy tampoco va a ser.

Sí voy a adelantar que la base de la propuesta de Echeverría es una concepción ontológica del ser humano que ajusta su condición de ser lingüístico como esencia diferencial: “el lenguaje nos constituye”.

Sobre esta base filosófica y tres principios que considera ontológicos, Rafael Echeverría profundiza en el dominio de las competencias conversacionales como clave de productividad del trabajo de conocimiento.

En el libro “La empresa emergente, la confianza y los desafíos de la transformación“, aborda precisamente este asunto, recorriendo con sencillez y meridiana claridad la historia reciente del problema de la productividad.

Partiendo de la estructura de la empresa tradicional, adaptada al objetivo de búsqueda de productividad en un trabajo manual (resuelta por Taylor primero a nivel de individuo y luego por Ford para las tareas de coordinación), analiza las causas de su crisis actual por efecto de variables externas e internas (cambios en el carácter del trabajo y en sus mecanismos de regulación).

transformacion

Echeverría habla así de que nos enfrentamos a un doble carácter en la transformación de las empresas, aún no resuelto, que supone rediseño de su modelo básico de organización.

Plantea que la clave estará de nuevo en cómo resolver el problema de la productividad, aunque ahora del trabajo no manual, del trabajo de conocimiento. Y la tarea asociada a este tipo de trabajo, al contrario que antaño… ya no es obvia.

Drucker nos aproxima a la reflexión con la distinción entre trabajo físico y trabajo de conocimiento… y Echeverría nos conduce hasta la identificación del trabajo no manual con aquél que utiliza el poder transformador de la palabra.

 Un trabajo en el que identifica tres dimensiones:

  • la tarea individual;
  • las actividades de coordinación;
  • el trabajo reflexivo de aprendizaje.

La empresa, ente relacional donde el valor se crea por interacción, necesita de personas conversacionalmente competentes para responder al problema de la productividad. En las tres dimensiones.

Si quieren entender con sencillez la trascendencia de todo esto, les recomiendo que lo lean.

Se hace fácil.

El libro tiene una segunda parte en la que aborda el lado emocional: una empresa de la naturaleza de la que intuimos no puede sustentarse en una emocionalidad diferente a la confianza. Echeverría desmenuza la confianza y los juicios en que se sustenta.

Pero de eso… hablaremos otro día.

La empresa emergente, la confianza y los desafíos de la transformación“. Rafael Echeverría, 2001. Ediciones Granica. ISBN: 950-641-301-0

About these ads