gráficaYa son casi seis meses, medio año de bitácora.

Hace tres mostraba en mis modestos números de blog la alegría de lo inesperado… y lo que había ido aprendiendo en el inicio del camino, esa fase en la que se absorben con extraordinaria facilidad las claves más básicas de un asunto a medida que se va recorriendo.

Sólo con mantenerlo vivo, al principio crece con cierta rapidez y aprende a hablar, a caminar y a relacionarse. Luego comienza a usar todo eso para desenvolverse por su mundo con autonomía.

A un blog, la autonomía se la dan los buscadores. Mi mayor aprendizaje reciente es que se alcanza un “suelo” de vistas independiente de si se publican o no nuevas entradas. Resulta curioso seguir las pistas, porque es como para un bebé descubrir qué cosas de las que sabe hacer atraen el interés de las visitas… ;-)

Los números han seguido creciendo. Aquellas 1.000 vistas acumuladas en tres meses se han triplicado en un periodo similar adicional. Contando exclusivamente los 30 días de julio ya llenan un libro de visitas superior, a pesar de que solo hay publicados 3 artículos en ese mes, ninguno de los cuáles nació en sus últimos 15 días.

Ya lo decía antes… los buscadores, que lo sujetan.

También los comentarios han crecido: 160 frente a los 57 de entonces, con una media por post de 5’6 frente a los 3’4 del primer trimestre.

Siguen siendo números modestos, pero crecientes. Halaga, halaga… aunque yo siga sin saber… si la duración media de la vista superará o no la barrera de los 10 segundos… :D

Así que gracias por la leche adaptada, las papillas y los zumos que hacen crecer (las suscripciones, las referencias y los enlaces que se traducen en vistas)… y gracias por el cariño y el tiempo dedicado que proporcionan confianza y felicidad (los comentarios).

Gracias a todos…

Seguimos.