Day: 8 marzo 2009

Vibraciones: aprender (también en lo 2.0)

bebéEs un recién nacido, como este modesto blog. Al parecer, vió la luz hace ahora un mes para conversar sobre Marketing, de la mano del departamento de igual nombre de MU.

He llegado a él a través de un feed de David Sánchez que se refería a una sesión sobre lo 2.0 celebrada el viernes pasado en ULMA.

«Vibraciones» va a ser una categoría reactiva en este inquietos. Los post de vibraciones tendrán mucho que ver con la frase que reza su subtítulo: la agitación del ánimo, esa necesidad de reaccionar, de intervenir a bocanadas ante lo que lees, disfrutas, escuchas, sufres u observas en el momento.

Por si acaso, adelanto que mi vibración de hoy no tiene nada que ver con la sesión 2.0 en sí misma, cuyo resumen y valoración se recoge en el propio Learning about marketing y que estoy casi seguro de poder compartir o al menos reconocer en buena medida.

«Ignorar para preguntar, preguntar para saber, eso es aprender«: es el subtítulo del blog… y el desencadenante de mi primer post en esta categoría de inquietos.

Porque, a ver… falta algo ¿no?

Algo importante, me refiero.

Hay un enorme vacío en esa frase, desgraciadamente frecuente y muy visible en el mundo real de la empresa. Falta la acción, la experimentación de lo aprehendido. Sin acción no hay aprendizaje: saber se queda en un mero proceso cognitivo que no nos capacita para decidir, para hacer cosas diferentes a las que éramos capaces de hacer antes de empezar a preguntar.

moar1

Varias de las distinciones capturadas del ABC de 2004 de la mano de Newfield tienen que ver con ello. Indagar y escuchar reducen lo ignorado, pero luego es necesaria la transformación en acción, porque sólo de la observación de los resultados y del ajuste continuo de las acciones a los mismos, cuando no son satisfactorios, nace el verdadero aprendizaje.

Ese que, con el tiempo, permite afrontar lo inesperado, decidir ante factores contingentes que emergen con variantes y en matices y contradicciones que no estaban en el libro ni en el material que nos dieron con el «potente-curso»… ni en los debates del «interesante-taller».

Y esto es sólo lo que se denomina aprendizaje de primer nivel: el ciclo recursivo de la acción y los resultados observados desde las competencias y la estructura de juicios del observador que cada uno es.

Quizá alguien piense que me pierdo en las nubes teorizando, que el subtítulo en cuestión no era sino una frase bonita para encabezar lo importante…

Pues no sé si por suerte o por desgracia, pero esto es cualquier cosa menos teoría, créanme. Se constata en el trabajo de cada día y tiene un impacto descomunal en el desarrollo de las personas dentro de las organizaciones.

Así que invito a quienes empujen Learning about marketing (¿se permitirá este pecado de inmodestia a un novato?) a debatir sobre esto. Al menos, llegar a «Ignorar para preguntar, preguntar para saber, saber para actuar, actuar para de nuevo ignorar y volver a preguntar… eso es aprender» sería un primer paso, aunque la frase sea demasiado larga para ser redonda.

¿Qué pasa? Ah… lo han notado… no parece que tenga mucho encaje la mención a lo 2.0 en el título de este post… Confieso: sólo era una forma de captar la atención, un recurso a lo que hoy hace que las personas hagan un clic o no hagan nada. Pero en realidad sí hablo de 2.0… y de marketing, de comprar, de fabricar…

Eso sí… en lo 2.0 aplica. Como en lo demás.

«Aprender» hoy… no significa saber qué es 2.0. Significa lo mismo que antes… también en lo 2.0.