Day: 8 julio 2009

Vibraciones: ¿estandarización del pensamiento?

Me cruzaba el pasado lunes con Diana Franco en Twitter, al hilo de una primera reflexión que ella abría a media tarde:

bihurguneaReflexionando sobre que cada vez pensamos más la misma idea más personas a la vez, el acceso a la información estandariza el pensamiento.

jf@BIHURGUNEA Mirando al revés, la idea minoritaria forma comunidad en la red con sencillez… y eso no ocurría antes de ella. No será eso?

bihurgunea@jesusfdez Depende de lo que busques Jesús :), yo pensaba en ideas disruptivas.

jf@BIHURGUNEA Igual no era tan disruptiva… 😉 Cuando la red sea una commodity «de élite»… lo disruptivo ya no estará ahí. ¿Nos acercamos?

bihurgunea@jesusfdez Pienso que no se puede parar el acceso a la información, y en consecuencia la aceleración de generación de ideas «obvias».

bihurgunea@jesusfdez Lo disruptivo no se donde estará pero no se si será cada vez menos disruptivo porque cada vez más personas estarán solapando sus reflexiones…

bihurgunea@jesusfdez … hasta llegar a un punto de inflexión en el que conceptos como la propiedad intelectual pierdan su razón de ser.

Pues vamos con el comentario…

El hilo argumental de Diana, o la forma en que yo lo entiendo, es interesante: la universalización del acceso a la información y la abierta posibilidad de establecer conversaciones de igual a igual en las que aquélla se intercambia con fluidez, conduce a que quienes dan el paso de hacer públicas sus opiniones y reflexiones acaban contrastándolas con quienes mantienen la misma actitud, recreándose en entornos de aprendizaje paradójicamente próximos… que incluso podrían acabar siendo calificados de cerrados.

Dicho de otra manera: si todos conversan con todos siempre… acabarán formando una «cultura de grupo» donde ya nadie será un observador notablemente diferente.

Como en una empresa, donde existe una cultura determinada que percibe con nitidez quien se incorpora desde fuera… antes de ser engullido por el sistema y perder su capacidad virginal de observar las cosas desde perspectivas diferentes.

estandarización-pensamientoEntiendo, por consiguiente, que Diana no niega que de la conversación se genere aprendizaje, no rechaza el que individualmente se perciban al comienzo ideas disruptivas que supongan incluso cambios personales de comportamiento… Apunta más bien a que la capacidad de introducir esas ideas disruptivas se irá autolimitando, en la medida en que el «barrio» vaya adquiriendo «trienios de antigüedad».

Su último comentario introduce una derivada importante: no sólo se reducirán las posibilidades de generar ideas disruptivas, sino que el flujo de información será tan abierto, complejo y caudaloso, que el concepto de propiedad intelectual será imposible de delimitar: el poder omnímodo de enlazar frente al de contener, la pérdida de trazabilidad de la información respecto del autor, consecuencia de una interminable sucesión de enlaces sobre enlaces cruzados en complejidad… hará casi imposible asociar una idea a un individuo.

Tengo que hacer aquí un inciso: no puedo estar seguro de que esta interpretación sea la que Diana quería dar a sus mensajes, pero como me sirven para lo que sigue… espero que tolere con liviandad mi incompetencia comprehensiva, si es el caso… 😉

Hace 3 años, en el renacer’06 que organizó infonomia, conocí a un personaje «disruptivo» para los tiempos que corren: alguien que aún cree hasta la médula que la propiedad intelectual será una de las grandes claves del siglo XXI…y que vive de ello.

javiernietoFrente a la general aceptación actual del fluir, él optaba por distinguirse:

«La palabra diferencia es interesante vinculada a la palabra identidad. (…) Hay dos posibilidades: fluir y ser. Y el ser… es ser diferente. Detrás del concepto de diferencia hay una teoría de la identidad. (…) Toda vida (…) es luchar por el sostenimiento de su diferencia con las condiciones del entorno. (…) Estrategia es una diferencia preservable«.

Javier Nieto (el autor de dichas frases, fundador de Santa&Cole), habló a continuación de los peligros de la banalización, de que cuando algo se banaliza acaba en «precio cero», en pérdida de valor… («los días y más días iguales suman cero», decía Gabriel Celaya).

Les dejo la síntesis de su intervención. Léanla pero, sobre todo, vean el vídeo completo de la misma. Es hasta contracultural hoy en día («lo ‘guay’ hoy en día es decir que conviene fluir, adaptarse… y yo creo que no«), pero merece mucho la pena escuchar los 30 minutos de su intervención.

No van a aburrirse, tranquilos…

tríasdebesHoy en Otalora (Centro de Desarrollo Directivo y Cooperativo de MONDRAGON), he podido participar en un taller que ha tratado de profundizar un poco en el proceso práctico de marketing lateral como fuente de innovación, con Fernando Trías de Bes.

De nuevo la búsqueda de la diferenciación, precisamente a través de la generación de ideas disruptivas y de su desarrollo para la creación de mercados.

Javier Nieto defiende la propiedad intelectual como única forma de proteger la creación de valor. Trías de Bes propugna combinar la innovación incremental con procesos de marketing lateral, como forma de que ideas disruptivas nos proporcionen diferenciación.

El cáncer de la banalización que repugna a Javier Nieto y el temor a la estandarización del pensamiento que formula Diana tienen, a mi modo de ver, un cierto nexo común. Sin embargo, yo creo que esto no va a ocurrir hasta ese límite, o que de hacerlo lo será en un modo parcial no trascendente. Me explico.

La conversación global socializa herramientas y técnicas, supone todo un mecanismo de transferencia de ideas conceptuales y da acceso a muchos a las mismas fuentes. Pero promueve en general un flujo de relaciones abierto (porque los prejuicios, si aparecen, lo hacen bastante más tarde) y sobre todo:

  • «Va por barrios«. También a esto le es aplicable esta frase… y lo que se va generando es más bien un ‘efecto tribu’, en el que una forma de ver el mundo se estandariza, pero dentro de una comunidad que funciona bastante aislada de otros mundos con vida paralela.
  • La conversación en red genera capital social, relacional, intelectual… en cada uno de los partícipes. Pero la transformación del conocimiento en valor suele producirse en la traducción de lo virtual a lo físico… y en este estado, los agentes suelen ser diferentes a los de la comunidad en red. Son realidades diversas que se cruzan en forma compleja y, por tanto… creo que eso aleja el fantasma de la estandarización de las visiones del mundo.
  • Y lo más importante: cada vez es menos relevante una idea en sí misma, sino lo que uno es capaz de hacer con ella. Y eso no se transfiere por el hecho de contarlo.

Lamentablemente (o quizá no), vamos a seguir viendo que la conversión de ideas disruptivas en valor va a estar en las capacidades de muy pocos. Pero yo sí pienso que el hecho de que las ideas se compartan nos va a hacer más capaces de ver sus usos de forma diferente, desde perspectivas realmente sistémicas, más bien en línea con el excelente y calentito post de Dolors Reig, de hoy mismo, que nos provoca contándonos que «Google nos hace más inteligentes».

Eso sí, por varias razones, comparto con Diana las dudas sobre el futuro de la propiedad intelectual, cada vez más difícil de entender en esta maraña de interconexiones y enlaces. Me cuesta aceptar que va a ser una piedra angular de este siglo… salvo que su protección y su propia concepción adopten formas diferentes que hoy no alcanzamos a adivinar.

Por cierto, Javier Nieto vuelve a ser ponente en el re’09 de este año. Si se apuntan, nos veremos.

Y si se preguntan que donde estoy yo en esta historia… pues intentando fluir… para ser diferente.

Tibio que es uno. ¿Dónde se ven ustedes?