Libros que inquietan: “La alquimia de la innovación”

alquimiaFue uno de los mejores regalos que recibí de aquel fructífero renacer’06 del que tanto les he hablado estos meses.

Como muchos de ustedes conocerán ya a estas alturas, el libro está planteado como una la transcripción de una conversación entre Alfons Cornella, fundador de infonomia, y Antonio Flores, en aquel momento alma máter de Node (una factoría de innovación aplicada) y hoy en otras interesantes iniciativas empresariales.

La conversación la recoge en texto Epi Amiguet, y la ordena en torno a 10 ideas-fuerza que va poniendo sobre la mesa una por una para que los dos autores conversen sobre ellas.

Vaya por delante que es uno de los libros que más me ha impactado en los últimos años, a pesar de que un amigo mío me advirtió enseguida que innovación y alquimia son términos que se compadecen mal…

Pero asumido el título como licencia literaria, estamos ante el que a mi entender es uno de los mejores libros sobre innovación con que pueden topar.

Es sencillo encontrar en Internet información sobre el mismo e incluso resúmenes que describen muy bien sus contenidos o que glosan en detalle alguno de sus capítulos, como hacía en un reciente post Aitor Bediaga.

Así que no voy a ofrecerles mi resumen para pasar directamente a lo que puedo aportarles de forma diferencial. Me limitaré por tanto a continuación a listar las ideas-fuerza del libro y a decirles que, sin prejuicio de otras pequeñas joyas, el capítulo de hibridación, no muy lejano a las ideas del pensamiento lateral, justifica por sí mismo la totalidad de la obra. Las 10 ideas son las siguientes:

  1. Hibridación: combinar lo existente… o lo contrapuesto.
  2. Auténtico / honesto: el valor de lo natural, lo artesano.
  3. Teamdividualism: equipo desde y para el talento.
  4. Territorio / frontera: espacio abonado para innovar.
  5. Efímero / efervescente: fugacidad para el consumo.
  6. Capilaridad: liquidez, capacidad de flujo.
  7. Catálisis: los activadores del momento mágico.
  8. Fracaso: los errores controlados del camino.
  9. Radical: identificar y enfrentarse a los límites.
  10. Innovadores: no hay innovación sin ellos, no lo olviden.

A partir de aquí… mi experiencia de uso práctico del texto, lo más interesante que probablemente pueda aportarles. He tratado de traducir el libro a la acción en dos ocasiones:

  • La primera puede describirse como hacer un simple uso desestructurado del mismo para la generación de ideas.

En un grupo de amigos que desde hace años formamos una pequeña comunidad, nos planteamos en un momento de 2006 abordar un proyecto de emprendizaje social.

Para empezar pusimos algunos condicionantes, porque para encontrar algo suele ser deseable saber qué es lo que se está buscando.

Una vez marcados los límites de partida, bastaron unas fotocopias del capítulo de “hibridación” junto a un papel y un lápiz. Fijados los límites en mente, el método fue tan simple como leer sus párrafos y los numerosos ejemplos que salpican sus páginas, para ir anotando “a vuelapluma” las ideas nuevas que surgían al hilo de su lectura. En tan sólo unas horas teníamos una lista de varias decenas de ideas trabajadas en “conversación azul“.

Unos meses más tarde habíamos sido capaces de filtrar, sintetizar e incluso integrar (“hibridar”) esa lista hasta definir un proyecto que aún conserva su particular “océano azul” (y perdonen la cacofonía del color).

La verdad es que los condicionantes de partida eran simples, pero no precisamente un aval para la buena marcha del proyecto: debía ser compatible con nuestros trabajos y no requerir inversión, o al menos no un nivel de inversión reseñable. O sea, una señal evidente de que ninguno de nosotros éramos emprendedores…😉

Dicho esto, no es dificil adivinar que el intento no llegó a buen puerto, pero si un día oyen hablar de un proyecto de innovación en el trabajo llamado “lanha”… acuérdense de esta entrada.

  • La segunda historia tiene un calado diferente. Se trataba en esta ocasión, ocupando primer semestre de 2007, de diseñar un proceso de definición de un Plan Tecnológico que implicara el trabajo en red de los centros tecnológicos y de las unidades de I+D empresariales de las cooperativas que conformaban la División de Automoción de la actual Corporación MONDRAGON. El proyecto además incluía un segundo objetivo: la identificación de potenciales proyectos de generación de nuevas actividades.

El equipo de trabajo: los responsables de las áreas de mercado, los de los propios centros tecnológicos y los gerentes de las cooperativas, además de algunas personas procedente de la universidad o de centros tecnológicos externos.

No voy a desmenuzar los pormenores del proceso, que obviamente tuvo un diseño particular dado que se circunscribía a oportunidades en torno al mercado de automoción y que incluía varios subprocesos y bastante material de trabajo, tanto individual como para dinámicas de grupo.

Sólo les dejo el esquema de los dos primeros talleres, donde verán que de nuevo la “hibridación” pero además los conceptos de “máximos – mínimos” y “estrés”, que aparecen con detalle en el libro, adquieren un peso específico. Si lo leen, seguramente lo interpretarán mucho mejor…

El plan de nuevas actividades no tuvo un posterior recorrido por esta vía, pero varios proyectos del plan tecnológico sí han tenido un recorrido interesante que aún no se ha agotado.

Obviamente, no puedo achacar al proceso diseñado, desde ningún punto de vista, el impacto que alguno de esos proyectos pueda llegar a tener. Sería sumamente pretencioso mantener algo parecido. Simplemente jugó su papel en ese momento.

Pero lo que sí me interesa destacar es que la traducción a la práctica operativa de las ideas del texto es sencilla, se puede hacer sin más que aportar algo de imaginación y mantener la orientación al objetivo buscado.

Lo dejamos aquí. Un libro importante, de los que verdaderamente inquietan, que se lee con avidez y que tiene poco precio… pero mucho valor.

La alquimia de la innovación“. Alfons Cornella y Antoni Flores, original 2006 y edición ‘Reloaded’ 2007. Ediciones Deusto. ISBN: 978-84-23424-62-7

10 comments

  1. Pues, sin saberlo, compartimos espacio aquel año. Indiscutiblemente, uno de los mejores libros que se han escrito sobre innovación y que, a pesar de los años, se mntiene vigente. Es una lectura recurrente a lo largo de los años que agradezco hayas traido a la memoria.

    1. Hola, Anna. Pues tres cositas:
      – me alegra mucho compartir valoración contigo; uno nunca está seguro, a la hora de recomendar algo, de si realmente su percepción es lo suficientemente ponderada para hacerlo. Tu opinión, que respeto extraordinariamente, apalanca el texto, sin duda.
      – así que… ¡estabas allí! Vaya… una demostración palpable del poder de las redes para conectarmos, porque allí… no nos encontramos…😉
      – siempre un placer encontrarte aquí. Así que gracias.

  2. Si Jesús y Anna coinciden en el texto nos vamos mañana mismo a por el. Mil gracias Jesús por esta aportación.Quiero más…. Un abrazo

    1. 🙂 Lo consideraré un halago…
      Entre reflexiones, emociones y experiencias… casi está todo lo que podemos compartir ¿no?
      Gracias a ti.

    1. Un par de horas de carretera nevada, tres de puesta al día y asuntos varios, un vistazo al blog y… ¡vaya!, alguien “del otro lado”…

      Se agradece igualmente… o un poquito más, si cabe.

      Pues con lo de “más de lo mismo” no sé si te refieres al post, al contenido del libro… o a lo que hice con él, pero bueno, vamos a ello…

      Si hablas del tema del que trato en la entrada, ¿quizá me esté repitiendo en lo surgido alrededor de un asunto de hace más de 3 años? Mmm… lo pensaré, aunque aún me quedaban algunos cartuchos por gastar…

      Si te refieres al libro, quizá hoy sean ya conceptos conocidos (la mayoría de ellos) y muy trabajados en algunos ámbitos: el tiempo pasado no ha sido en vano, diría que afortunadamente. Alguna de las ideas, como la de “hibridación”, que me parece el capítulo más potente del libro, ronda los conceptos de pensamiento lateral. Otras que se encuentran un poco escondidas, como la de “máximos-mínimos”, son interesantes y para mí fueron novedosas en su momento como guía de pensamiento. Y otras, como la de “territorio”, es incluso discutible como “propuesta de lucha” entre territorios físicos por la diferenciación, por ver quién es más rubio o más alto y quién tiene los ojos más azules para servir de nuevo vigía del occidente innovador. Pero discutible no significa que lo contrario no lo sea, ¿no?

      En cualquier caso, a mí me sigue pareciendo un libro clarificador y sobre todo muy práctico en algunos capítulos. Se entiende tan bien, abunda en tantos ejemplos bien escogidos y cuenta las cosas de forma tan simple que yo creo que puede ayudar a mucha gente que aún está parada (hay, hay mucha) a atreverse con algún intento. Yo vuelvo a él de vez en cuando, no porque sea perfecto, sino porque aún me resulta refrescante.

      Para terminar… Si te refieres a lo que hice con él, pues eso tengo que reconocer que sí. A fin de cuentas, generar ideas de un nuevo producto o servicio, fabricar prototipos y encontrar su mercado son fases que de una u otra forma hay que cubrir (o eso creo). Mi adaptación libre fue simplemente una forma vestida de forma diferente (y espero que por eso también atractiva) de abordar la primera fase, la de generación de ideas, en un momento en que otros factores externos dificultaban el trabajo en común. A lo mejor… lo mejor es que no hubo que pagar por el proceso…😉

      Y gracias una vez más por provocar la reflexión donde abunda la complacencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s