Mes: agosto 2011

Libros que inquietan: “Innovar para ganar – El modelo ABCDEF”

Imagínense un libro que intente explicar cómo ganar al mus en 15 capítulos, pero que cuente las supuestas claves del triunfo entre los capítulos 13 al 15, dejando los primeros 11 para la introducción y para describir el significado de los ases, de los doses, de los treses… (hasta de las sotas, de los caballos y de los reyes) y el 12 para explicar las normas.

Pues esa es la estructura del último libro de Fernando Trías de Bes y Philip Kotler, quienes pretenden resumir todo lo que se ha publicado y ya es conocido en materia de innovación (incluidas su propias aportaciones previas), entendido y ordenado como un proceso al que su carácter no lineal da permiso para ser considerado como modelo.

Claro que, a mi modo de ver, el que hayan dotado al libro de ese extraño orden que les contaba (que además explican, digámoslo así, usando una baraja con las cartas bien mezcladas…) ha hecho, se lo reconozco, que el texto me haya resultado de difícil lectura.

Y no es que los autores utilicen palabras o estructuras semánticas complejas o elevados niveles de abstracción en los conceptos. El lenguaje es más bien simple. Pero conviene apuntar que lenguaje sencillo y simplicidad no son necesariamente sinónimos, que en la noción de simplicidad… hay más cosas.

Advierto que lo he usado como lectura de tumbona y eso condiciona opiniones, pero realmente no he conseguido que me enganche: iba recorriendo sus páginas a base de determinación… y no es cuestión en época estival.

Así que he llegado a pensar que mi capacidad de concentración en una lectura se había deteriorado notablemente, hasta el punto de que elegí como siguiente libro de verano una novela ligera (cuyas más de 300 páginas de la edición de bolsillo leí afortunadamente de un tirón, en un único día de mal tiempo) para comprobar que no… o al menos que no del todo.

Entonces, dirán… ¿por qué traer aquí este libro?

Pues por lo mismo que los demás libros que han pasado por esta bitácora: porque su lectura me ha inquietado lo suficiente como para que fuera tomando una serie de notas que pretendo aplicar en la práctica y de inmediato.

Trías de Bes y Kotler identifican 6 roles que deberían encontrarse activos a lo largo de un proceso de innovación, que ordenan alfabéticamente porque los nombran por 6 palabras que empiezan por letras de la “A” a la “F”:

  • Activadores: proporcionan el marco general de innovación, lanzan iniciativas y definen las pautas generales que condicionarán las decisiones de lanzamiento de proyectos.
  • Buscadores: suministran información, diferente en las diferentes etapas del proceso, en forma de informes de evolución, análisis de tendencias, en su categoría o en adyacentes…
  • Creadores: generan ideas, de innovación incremental o con potencial disruptivo, si es el caso, pero siempre con perspectiva de cambio de lo ya establecido o conocido… y definiendo cada concepto creado dentro del marco general del mercado.
  • Desarrolladores: consideran y trabajan para superar las limitaciones comerciales, tecnológicas, productivas o financieras que aparecen rodeando a las ideas generadas por los anteriores, hasta obtener un producto o servicio “industrializable”.
  • Ejecutores: llevan el producto y el servicio hasta el mercado, ocupándose de la producción y del análisis de respuesta del mercado hasta asegurar el retorno previsto.
  • Facilitadores: de muy diversos tipos, ayudan al proceso en muy diversas formas y fases, desde aportar técnicas creativas o desbloquear equipos de proyecto, hasta aprobar inversiones o decidir qué proyectos se priorizan, normalmente apoyados en técnicas, métodos y herramientas.

Aparentemente, además, podrían actuar en una secuencia lineal (siguiendo un proceso clásico de alineación y atención estratégica, ideación, gestión de proyecto e industrialización y comercialización), pero ya advierten los autores, en una de sus principales aportaciones, que esto no será así, puesto que todos los roles deben entregar y recibir aportaciones relevantes de los demás en las distintas fases del proceso.

De hecho, Trías de Bes y Kotler proponen una interesante y clarificadora tabla sintética de aportaciones colaborativas que se van cruzando entre los cinco primeros roles.

Los facilitadores quedan fuera de la tabla porque su función es colaborativa per se.

Otra tabla más conteniendo qué figuras pueden desempeñar los roles anteriores dentro de la mayoría de las organizaciones y una última con cuáles podrían ser entregables elaborados por cada uno de esos roles, completan (junto con algunos gráficos y criterios adicionales) un modelo sobre el que dibujar la elección que cada uno hagamos en nuestra casa.

Pero lo que a mí más me ha interesado, como suele suceder, es la lista de ideas que me iban surgiendo al hilo de la lectura de las páginas del libro. Ideas algunas muy menores, otras más importantes, pero todas ellas traducidas con exactitud al lenguaje que yo comprendo de mi organización.

La lista que va a continuación contiene de qué van algunas de ellas, para que entiendan mejor de qué hablo. No es una lista exahustiva ni de detalle, claro… y no tiene demasiado sentido que lo sea porque, como advertía en el párrafo anterior, es una traducción exclusiva y subjetiva de aspectos marginales del texto a una realidad muy particular, que es la que yo observo de mi empresa:

  • formas de retribución en especie para proyectos de innovación;
  • papel del responsable de un proyecto en los procesos de ideación creativa;
  • enmarque presupuestario de proyectos de alto impacto;
  • formación estable en técnicas creativas;
  • componentes para una carta de servicios del área de innovación;
  • liderazgo y comunicación con la organización;
  • representación visual, de la cartera, de los recursos, de los niveles de innovación…

Así que si leen el libro… deberán hacer la suya. 😉

Innovar para ganar – El modelo A-F“. Fernando Trías de Bes y Philip Kotler, 2011. 349 páginas. Ediciones Urano (colección Empresa Activa). ISBN: 978-84-92452-74-3

Anuncios