Mes: diciembre 2012

Vibraciones: Křižovatka

flordepascuaLas emociones, ya sabemos, tienen propiedades.

Por ejemplo… son contagiosas.

Sabemos qué pasa cuando alguien en un grupo introduce una emoción negativa: el grupo entero se contagia y su capacidad de producir y crear se resiente.

Pero lo bueno es que ocurre lo mismo con las emociones positivas… y esa es una gran noticia.

También hemos aprendido que la emoción que se siente y lo que el cuerpo hace se conectan, que podemos intervenir en uno para cambiar la otra…

Antxon Benito compartía este sábado en Facebook un vídeo que me emocionó. Dediqué bastante tiempo a identificar su origen real… y pasé desde una campaña de publicidad de 2010 del grupo asegurador Liberty… hasta un material elaborado por quien aparece en los créditos finales, Křižovatka (creo que utilizan las imágenes de aquélla), una ONG católica de la ciudad checa de Olomuc cuya actividad se centra en apoyar a jóvenes y adolescentes en su entorno familiar y comunitario y a preparar su futuro haciendo especial incidencia en el dominio del idioma inglés.

Para mí, ver estas imágenes ha sido emoción en estado puro. Creo que compartirlas e invitarles a que las disfruten es de las mejores cosas que puedo ofrecer estas navidades a quienes se acerquen por esta casa.

Quiero reivindicar con ello la palabra “caridad”, una palabra incluso despreciada últimamente, a la que se identifica con ligereza con “limosna” y a la que se imputa un trasfondo de superioridad y de lavado de conciencias… muchas veces desde posiciones aparentemente éticas e incluso políticas difícilmente comprensibles.

Quiero reivindicar la idea de “caridad cristiana” como una actitud solidaria con el sufrimiento ajeno, como un sentimiento que impulsa a las personas a la solidaridad con sus semejantes. Y quiero creer que cuando se practica desinteresadamente, por pequeño que sea el gesto… se contagia.

Y que aunque no lo veamos, sucede.

El vídeo termina precisamente con ese versículo que a todos nos resulta familiar: “amarás al prójimo como a ti mismo”. Puesto así, como lo hemos aprendido desde niños, suele quedar como un poco lejano, ¿no creen?

Quizá porque se repite como una cantinela o quizá porque solo usamos la palabra “prójimo” para citar esa frase…

En inglés (americano) es “love your neighbor as yourself” (Matthew 22:39), que podemos traducir desde la literalidad como “ama a tu vecino como a ti mismo”… Y suena más próximo que prójimo.

Hasta donde he podido llegar, “Křižovatka” significa literalmente intersección, cruce… No es mala analogía.

Vecinos y personas que se cruzan con nuestra vida tenemos todos, cada instante del día. Son tiempos difíciles y hay muchas personas que necesitan de otros.

Así que les invito a que, independientemente de su adscripción ideológica o política, cada uno hagamos hoy mismo un gesto de caridad.

Y espero que la solidaridad con cualquiera que a nuestro lado sufra, se transmita viral, como reguero de pólvora, entre los corazones de todos.

Feliz Navidad.