Reflexiones: por qué creo que la conducción autónoma llegará pronto

Cada vez que asisto a algún foro donde se habla directa o indirectamente de conducción autónoma y a mí se me ocurre decir que creo que llegará antes de lo que pensamos, me encuentro con un enorme escepticismo… paralelo a las ganas de preguntar sobre el asunto:

  • Parecía que el coche eléctrico iba a comerse en pocos años un gran trozo del pastel… y mira donde estamos todavía“, me dicen.
  • A la gente le gusta conducir dominando la ruta y no que le lleven en un trayecto super-regulado“, me explican.
  • La gente no se va a fiar, les va a dar miedo… y en cuanto haya un accidente ya verás…“, me advierten.
  • Imposible a corto plazo porque las modificaciones legislativas que se necesitarían van a ser muy complicadas y ningún político se va a querer arriesgar“, me aseguran.
  • Y para rematar… “¿Pero tú crees de verdad que a los fabricantes de automóviles les interesa realmente este asunto?

Frente a todo este escepticismo, mi opinión es que vamos a convivir con vehículos de conducción autónoma en nuestras ciudades y carreteras antes de lo que la mayoría de las personas esperan.

¿Las razones? Pues verán, en síntesis:

  • La tecnología para hacerlo posible está ya básicamente desarrollada.
  • Todos los constructores de automóviles han desarrollado su propia tecnología de conducción autónoma y tienen vehículos prototipo en funcionamiento.
  • La conducción autónoma es muchísimo más segura que la conducción humana.
  • Las modificaciones legislativas van a ser probablemente innecesarias. Y si no es así, serán sencillas y se harán.
  • La conducción autónoma le interesa a la mayoría de los grupos de interés relacionados con el automóvil. Por muchas razones, pero la mayoría traducible a razones económicas.
  • En particular (y a pesar de la última frase de lo que la gente me dice), a los fabricantes de automóviles les interesa… y mucho.
  • La introducción de la conducción autónoma puede hacerse (y seguramente se hará) de forma escalada.

Puede que no estén de acuerdo tampoco ustedes, mis pacientes lectores, con éstas que son mis razones, pero ya que yo sí estoy convencido de ellas, comienzo aquí una serie de tres posts cuyo objetivo es tratar de fundamentarlas.

Vamos a ello…

La tecnología, disponible.

Sin entrar en tecnicismos, ha sido noticia estos días la llegada a Madrid desde Vigo de un Citröen Grand C4 Picasso adaptado a la conducción autónoma, tras pasar por Orense, Benavente, Tordesillas y Medina del Campo, en su ruta de 600 km de carreteras rápidas (el tipo de vías en las que en este caso se habilitaron los automatismos de conducción).

C4 autónomoPSA Peugeot Citröen lleva 15 años continuos desarrollando tecnología para que podamos despreocuparnos de conducir nuestro coche y éste era solo uno de los cuatro prototipos existentes del último proyecto puesto en marcha en Vigo hace tres años.

Pero no es, como podrán suponer, el único fabricante que lleva años trabajando en ello…

Todos, absolutamente todos, llevan mucho tiempo dedicando importantes esfuerzos de investigación y desarrollo de tecnologías y sistemas, todos cuentan con prototipos a distinto nivel de avance, todos han experimentado sus soluciones y lo están haciendo en la actualidad… y todos han anunciado vehículos en el mercado para 2020 como muy tarde… y algunos, como Nissan o Audi, avances parciales ya para 2016.

En realidad, la inquietud por la conducción sin conductor viene de mucho tiempo atrás, de hace más de 50 años como pueden ver en este vídeo también de un Citröen, aunque entonces se tratara de soluciones más próximas a los carros filoguiados que hemos ido viendo en muchas fábricas avanzadas que de lo que hablamos hoy.

La actualidad marca otros conceptos: los radares, los sensores de proximidad y movimiento, las cámaras y los sistemas de procesamiento y gestión de imagen en tiempo real, los actuadores electrónicos, los canales telemáticos de comunicación bidireccional, los algoritmos de software… todo está desarrollado para que “la máquina” pueda reconocer un petril, una baliza de señalización, las señales de tráfico, las condiciones de la ruta, un balón botando, un niño, un perro, una bicicleta en el lateral… Todo, tanto si es estático como si es dinámico… y distinguiendo una cosa de otra para interpretar lo que sucede 360º alrededor del coche y poder tomar decisiones… en milisegundos.

El Citröen que ha ido de Vigo a Madrid ha utilizado un navegador estándar para el geoposicionamiento y sin colocar ningún sensor o marca especial en la ruta, que ha recorrido en condiciones de tráfico normal.

¿Quieren ver ejemplos de los avances? Pues vean algunos de Ford, otro Citröen en Francia, BMW, Audi, RenaultMercedes, camión Freightliner-Daimler, proveedores “Tier 0’5” como Bosch (sobre un Tesla) o Delphi (sobre un Audi), Lexus, Nissan

Les será sencillo recopilar más fragmentos con vehículos en pruebas reales, incluyendo un Mercedes en carretera, una espectacular prueba de conducción deportiva en circuito de un BMW, un Toyota también en ruta, el Volvo V2, más Mercedes… o un recorrido de 33 millas de un Cadillac que muestra mejor que nada que todo esto ya está aquí.

La tecnología ha ido avanzando tan deprisa que, en vez de irse retrasando las previsiones de llegar al mercado de los fabricantes (como ha ido sucediendo con los vehículos eléctricos por la autonomía de las baterías), las han ido adelantando: Elon Musk decía hace muy poco que Tesla estaba ya en condiciones de producir comercialmente vehículos con un 80% de las funciones de conducción automatizadas y que esperaba que estuvieran en la calle en solo 3 años… y son ya varios los fabricantes que anuncian realidades en el mercado (aunque sean soluciones parciales) para este mismo 2016 que está a punto de comenzar, cuando hace solo 2 años hablaban de 5 para empezar.

Hardware Audi autónomoEl hardware necesario en un coche hace 5 años llenaba la parte trasera del vehículo. Hoy, como se puede ver en el C4 Grand Picasso o en el Audi de la imagen (de hace ya año y medio), ocupa la mitad del hueco bajo bandeja.

Dentro de otros 5, no creo que ocupe mucho más que una caja de puros. En el vehículo de Delphi ya no se puede ver en el maletero.

La seguridad, indiscutible.

No tengan ni la más mínima duda de que la conducción autónoma será y de hecho es mucho (pero mucho) más segura que la humana.

La previsión de los fabricantes de automóviles es que la siniestralidad se divida por lo menos por 10… y no más… porque prevén que habrá una mezcla de conducción autónoma y humana y no podrán impedir todos los accidentes causados por los humanos.

Como datos reales no hay demasiados aún, porque los vehículos existentes son prototipos en pruebas, pero ya empieza a haber resultados significativos: Google reconocía hace poco que en los 6 años de pruebas de sus vehículos autónomos se habían registrado 11 accidentes menores (habiendo recorrido 2’7 millones de kilómetros en conducción normal, lo que significa un incidente menor cada 245.000 km.), todos ellos sin daños a las personas y en ningún caso debido a un mal funcionamiento de los automatismos de conducción… sino por errores de otros conductores.

Aunque muchos estados norteamericanos se ha considerado que no hay limitaciones legales, en los estados norteamericanos de Florida, Nevada y California está expresamente permitida la circulación de vehículos autónomos, por lo que la práctica totalidad de las marcas tienen varios prototipos rodando continuamente por sus carreteras: desde septiembre de 2014 hasta hoy hay registrados solo 4 accidentes, todos menores, 3 del vehículo de Google y uno del de Delphi.

El único incidente con herido que se conoce en un coche autónomo se produjo… cuando era el humano el que conducía el automóvil.😉

La legislación no será una barrera.

No es solo Estados Unidos…

En Europa, este mismo año Reino Unido declaraba que no era necesario ningún cambio legal para permitir vehículos autónomos en sus carreteras (aunque sí ha anunciado normas de control vehicular), la ciudad sueca de Gotemburgo ha anunciado que hasta 100 vehículos autónomos de Volvo totalmente autónomos circularán por sus calles ¡en 2017!… y en España, este mismo mes de noviembre, la Dirección General de Tráfico emitía un marco normativo para la realización de pruebas en condiciones de tráfico real, en la vía pública… sin modificación legislativa alguna.

Francia, Japón, Alemania… muchos países tienen ya prototipos circulando por sus carreteras.

Queda, sin embargo y a mi juicio, un asunto por resolver: quién asumirá la responsabilidad cuando, aunque sea con muy baja ocurrencia, un vehículo autónomo ocasione daños a terceros (incluso muerte) por un fallo de sus sistemas… Porque ocurrirá, de eso no hay duda.

A pesar de ello, la barrera real, desde mi punto de vista, puede ser más ética que legal. En una situación en que el vehículo tenga que decidir entre atropellar a un peatón frente al que no tenga tiempo de frenado, o arriesgar la integridad del propio conductor y propietario del vehículo por una salida de calzada con choque que evite el atropello… ¿qué decidirá?

Porque es una decisión que tomará “la máquina”, claro… en función de unos algoritmos que alguien habrá programado. ¿Protegerá el vehículo la vida de su propietario a toda costa? ¿Valorará mejor salvar la vida de un niño o una madre joven que la del propio conductor si es por ejemplo de una edad superior, por una simple cuestión de utilidad social? ¿Quién decide eso?

Por lo que sé, hay constructores que están trabajando con psicólogos y filósofos para avanzar sobre estas cuestiones, pero como se pregunta el último artículo enlazado… ¿es posible permitir que esos algoritmos de decisión sean secretos y diferentes en cada fabricante? ¿Es admisible competir por estrategias de diferenciación en ello?😮

Aunque visto desde el lado opuesto… una vez demostrada la robustez de las soluciones tecnológicas y si se confirma que los humanos matamos mucho más al volante que las máquinas… ¿deberíamos seguir permitiendo legalmente conducir a los humanos?😉

La escalabilidad de las soluciones acortará los plazos.

Nadie discute si vamos a tener o no a la venta dentro de 2 años vehículos 100% autónomos: no es eso lo que va a ocurrir. Pero sí que irán apareciendo en el mercado soluciones por entregas, escalando con cierta velocidad en complejidad de funciones hasta acercarnos a ese objetivo ideal.

En realidad, el camino ha comenzado hace tiempo: el encendido de faros, el control de las luces de carretera (las “largas”) o la activación automática de los limpiaparabrisas son pequeños avances de gobierno autónomo en los vehículos. A nivel de soluciones complejas, el control electrónico de estabilidad (ESP) hace tiempo que nos acompaña silenciosamente en nuestros vehículos y afortunadamente funciona al margen del control del conductor. En lo espectacular, el aparcamiento autónomo (ya en batería y en paralelo, como se aprecia en el vídeo del Kia cee’d) comienza a ser algo normal entre nosotros.

En general, se admiten varios niveles progresivos de autonomía de conducción. En Estados Unidos, la NHTSA ha definido un marco regulador que identifica 5 niveles:

  • nivel “0” donde el conductor no cuenta con ningún tipo de asistencia;
  • nivel “1” donde se enmarca la incorporación de tecnologías como la frenada automática o guiado de carril;
  • nivel “2” donde se consideran los controles de crucero adaptativos;
  • nivel “3” para la conducción semiautónoma enfocada a situaciones específicas como congestión de tráfico;
  • nivel “4” en la que se considera al vehículo completamente autónomo.

En Europa, la clasificación es similar, pero tiene algunas distinciones diferentes y relevantes:

  • El “Nivel 1” está presente ya en muchos de los vehículos que circulan por nuestras carreteras, como el control de velocidad o “velocidad de crucero”.
  • El “Nivel 2” está pensado para conducir de manera autónoma en autopistas y autovías, donde no se encuentran vehículos de frente. Al entrar en ese tipo de vías, el coche ofrece la posibilidad de acceder al modo autónomo: si se elige aceptar, ya no será necesario accionar los pedales ni girar el volante para que el vehículo permanezca en su carril, mantenga los límites de velocidad, informe anticipadamente de lo que se va a encontrar en la vía… Al detectar un vehículo más lento en el mismo carril, automáticamente decelera para mantener la distancia de seguridad (¡cambiará la tensión de conducir en los atascos!). Para efectuar un adelantamiento, basta con accionar el intermitente para que, si las condiciones son propicias, el vehículo autónomo efectúe la maniobra. Este es el nivel que va a estar en el mercado en un plazo de solo 2 años. Es el caso del Citröen C4 Grand Picasso del comienzo de este artículo.
  • El “Nivel 3” requerirá alcanzar acuerdo para modificar la denominada Convención de Viena, porque exige la presencia en un vehículo de un “conductor”. Se trata de la conducción autónoma sin control del conductor pero con su intervención si se le demanda (conocido como “eyes off”).
  • En el “Nivel 4” la conducción será autónoma en situaciones definidas, sin control ni intervención del conductor, que puede invertir su tiempo durante el viaje en otros asuntos (“mind off”). Muchos de los “concept car” y de los prototipos avanzados que se están testando se sitúan en este nivel.
  • Y finalmente, el “Nivel 5” será la conducción autónoma sin necesidad de conductor, los llamados “robots taxis” que harán los desplazamientos por nosotros.

El “nivel 4” es el que representa Nissan como visión para su IDS Concept en el vídeo que sigue.

El cambio de los hábitos sociales ocurrirá.

¿Son de los que piensan que a la gente le va a costar “entrar” por la puerta de los coches autónomos?

¿Fueron también de los que en su día pensaron que no iban a tener un teléfono móvil porque no hacía falta en realidad estar constantemente localizado? ¿O de los que aseguraron que nunca pagarían tal barbaridad por un smartphone?

Pues pregunten a quien haya optado alguna vez por adquirir un automóvil con cambio de marchas automático, a ver si encuentran a alguien que esté pensando en volver a una caja manual para el siguiente…

Yo soy uno de esos románticos del volante a quienes les encanta conducir, ese grupo de conductores a los que el anuncio original de BMW (“¿te gusta conducir?“) les parece suficiente para explicarlo todo, de los que se esfuerzan en reclamar un cambio manual en una empresa de alquiler de coches en Suecia… aunque allí no acaben de entender por qué la quieres.

Pero la realidad es que tengo un iPhone y un coche con climatizador automático, elevalunas eléctrico y cierre centralizado desde hace muchos años… y seguro que con caja automática para lo que me quede de vida si un día caigo en la tentación de comprarme un coche con una.

El vehículo eléctrico no acaba de llegar porque aún no cubre realmente las expectativas de las personas en autonomía o en coste. Pero si la barrera para la conducción autónoma es solo el temor, imaginen que una parte importante de los taxis de su ciudad comienzan a ser autónomos y ustedes se suben con cierta frecuencia a ellos. O imaginen que un familiar o un compañero de trabajo con quienes viajen con frecuencia se hacen con uno y usted lo disfruta como ellos: ¿dónde habrán quedado enterrados sus temores, solo con un par de experiencias personales… o con verles llegar todos los días al trabajo como el hecho más natural?

Hay muchos interesados en que todo esto suceda.

Salgamos del universo existencial y trágico en el que nos habíamos metido, para volver a asuntos más mundanos.

Sin ánimo de ser exhaustivo (aparte del universo de proveedores, que no detallo, faltan reguladores, instituciones transnacionales, entidades de homologación y certificación, vendedores de segunda mano, proveedores de repuestos en el mercado libre, equipos de competición, autoescuelas, locales de certificación médica, constructores, ingenierías de movilidad, urbanistas, proveedores de infraestructuras o equipamiento viario, publicistas, editores de publicaciones especializadas…), dibujo a continuación algunos de los grupos de interés relacionados con el automóvil.

Stakeholders automóvil
Sumen lo del dibujo, lo que digo que no está en el dibujo y lo que me falta: media sociedad, ligada al automóvil. Impresiona… ¿no?

Pues créanme ustedes que a la mayoría de los representados les interesa que el vehículo autónomo llegue a nuestras vidas de forma masiva y cuanto antes: si me acompañan en los dos siguientes posts, ahondaremos en ello.

Pero de momento y por si quieren alimentar ya la polémica… los comentarios son abajo.🙂

———–

La trilogía de artículos sobre la situación actual y el a mi modo de ver esperable futuro inmediato de la conducción autónoma consta de:

 

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s