Año.7: balance y resumen

siete enañitos

Siete, en añitos. 🙂

Esa es la edad que este mes cumple este modesto blog de años pequeños.

Cuando yo era niño, llegar a ese punto significaba que se te concediera lo que se llamaba “uso de razón”, una expresión que simbolizaba un indudable salto de madurez, el paso del pensamiento mágico a la lógica, la conciencia de iniciar el camino hacia la edad adulta.

No soy una persona adicta a la escritura. Me resulta placentero escribir, pero como muchas otras actividades que me apetecen cuando decido desconectar del mundo ordinario unos minutos. Sí… escribir en este blog, después de siete años, es definitivamente un escape esporádico, no pertenece a lo que yo considero “actividad cotidiana” ni en mi vida profesional ni en mi ocio.

Admiro a algunos bloggers que siguen disparando a diario… o incluso a razón de más de un post por día. Llegado a este punto, sé que no puede ser una simple cuestión de marketing, de sostener por razones comerciales una presencia y una reputación en la red, sino una práctica que, independientemente de lo anterior, conecta con una necesidad vital y una capacidad intrínseca de volcar pensamientos hacia el teclado desde el vértigo de saber de inmediato “qué” se quiere contar y tener la certeza de que el “cómo” irá fluyendo a medida que se escribe, desde la claridad del pensamiento y el dominio del lenguaje.

Lo mío no es así. No puedo decir que me resulte difícil escribir… pero no es algo que haga rellenando línea tras línea sin volver la vista atrás: cada artículo consume sus buenas horas de revisión y elaboración, de búsqueda de las imágenes adecuadas o de documentación de enlace, de síntesis de datos o de construcción gráfica, dependiendo de cada tema.

Me gusta tener un blog. Ya no es un capricho para probar a ver hasta dónde soy capaz de llegar y observar cómo funciona este mundo de recomendaciones y seguimientos. Ahora es una parte pequeña de lo que soy, una rutina mínimamente mensual que me obliga a ordenar a veces mis ideas sobre un tema, que me permite la libertad de cuestionar razonada y públicamente cualquier asunto si me apetece, que me facilita hacer propuestas desnudando la escucha de la dialéctica.

Este año he tenido la oportunidad de observar muy de cerca una experiencia de nacimiento de un “vlog“, un canal de YouTube con vídeos ideados, grabados y editados por una chica de 16 años que partía del desconocimiento técnico más absoluto de cómo hacerlo, más allá de su propia observación por “consumo” de canales ajenos. Esa chica de 16 años es mi hija.

¿Que cómo le ha ido? Siendo su primer año, ya alcanza 18.000 suscriptores, docenas de comentarios, cientos de “likes” y miles de visitas por vídeo… y ya ha conseguido que uno de ellos llegue a las ¡440.000 visitas! (y creciendo).

Si no hubiera sido ya consciente de las limitaciones de este minúsculo blog, no me cabe ninguna duda de que esa experiencia me hubiera puesto en mi sitio, jejeje… que hubiera acelerado la migración “del pensamiento mágico a la lógica”. 😉

En fin… que desde el realismo positivo, al llegar a los siete años inquietos se presenta disminuido pero asentado. Pocas lecturas, pocos comentarios… En especial, sí añoro un poco otros momentos donde los comentarios fluían y donde las visitas de suscriptores eran muy fieles, pero ambos datos no son sino una comprobación de esa regla inexorable basada en que si no creces, decreces, de que el estancamiento no funciona en la red.

Han sido 16 los posts de este séptimo año, con un foco intenso en un asunto probablemente de poco atractivo para quienes no formen parte del mundo cooperativo: la reflexión sobre el significado actual y futuro de los principios que rigen la experiencia cooperativa como modo de hacer empresa. Además, la singularidad de este año se ha completado con una terna sobre conducción autónoma, una parte relevante de la gigantesca transformación económica y social que nos va a llegar.

Todo desde el prisma reflexivo, en un año casi exento del vómito de las vibraciones de cada momento. Como decía… un año singular.

Los 16 artículos son los siguientes:

Reflexiones:

——-

Vibraciones y otros:

En lo cuantitativo, mis reflexiones sobre “Ventajas e inconvenientes de la gestión por competencias” siguen liderando la clasificación de artículos más vistos, con 2.200 nuevas visitas que llevan a 12.000 el acumulado desde que fuera publicado. Ninguno de los posts del año se sitúan en el top-10 de los más vistos en estos 12 meses y solo dos de los dedicados a los principios cooperativos aparecen entre los 20 más visitados (puestos 17 y 18). Como dato adicional más reseñable, algunos de los artículos de 2014 sobre la diversificación como estrategia empresarial han mantenido audiencias muy notables (la entrega 2, por ejemplo, ha recibido más de 1.000 visitas en este séptimo año).

La suma-resta de suscripciones controladas suben ligeramente, hasta las 122, pero los comentarios prácticamente desaparecen.

Termino con los números de costumbre y con un profundo agradecimiento a quienes, amables lectores, continúan pasándose esporádica o fielmente por estas páginas, tras estos siete “enañitos” de ocurrencias de escribidor. 🙂

tabla-año7

mensual1602

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s