Vibraciones: la disrupción y el mal

disruption

Estoy convencido de que tiene que haber una satisfacción íntima y perversa en sentarse al borde del camino para ver pasar los cadáveres de quienes no quisieron ver una disrupción.

Como cuando vi por primera vez Perdita Durango… siento que estas cosas me permiten entender la naturaleza del mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s