Mes: febrero 2018

Año.9: balance y resumen

Desde el rol de escribidor, el número 9 me lleva a esas 9 musas, nacidas en 9 noches de amor, que a veces se entretienen bailando con Apolo y dejan de iluminar la inspiración necesaria para escribir.

Y es que 9 años hace ahora esta bitácora, con frecuencia abandonada al baile de esas musas.

Suma uno más los escritos al registro del año anterior, para cerrar con el 15 el número de artículos publicados en estos últimos 12 meses, quizá los de menor contenido profesional de la pequeña historia del blog (ya decía hace un año que se avecinaba un 2017 de crisis en el terreno profesional… y se nota) y casi con seguridad los de mayor contenido en imágenes.

En sentido radicalmente contrario a anteriores balances anuales, esta vez casi todo lo he escrito como respuesta a lo que me ha ido sucediendo. Dos ciudades (Barcelona… y sobre todo Bilbao) dibujan un escenario yin y yang para este año, en el que también una palabra lo ha llenado todo y exige ser nombrada por derecho propio: arte. Esta es la lista:

Reflexiones:

Vibraciones:

Otros:

En la parte cuantitativa, mis reflexiones sobre “Ventajas e inconvenientes de la gestión por competencias” siguen liderando la clasificación de artículos más vistos, con otras 1.500 nuevas visitas (ya son más de 15.000 acumuladas). Ninguno de los del año se sitúa en el top-10 de las visitas de estos 12 últimos meses, aunque un par de ellos, la noche en blanco en El Prat y la hibridación entre SCRUM y 5M sí aparecen entre los 20 primeros.

Eso sí, definitivamente… esto de las estadísticas de WordPress no hay por dónde agarrarlo, así que lo seguiré como a una tradición y no como a una referencia de lo que realmente sucede. Ya hace un año, en el paralelo ejercicio de balance, apunté mi extrañeza sobre las discrepancias notables observadas en la contabilización de visitas al artículo sobre Solana, entre LinkedIn y WordPress (818 frente a 134, en aquel momento).

Hace 3 meses confirmaba esa misma contradicción en el artículo sobre los números del blog, en el que me maliciaba de que este asuntillo solo podría estar pasándonos a los “pobres” de WordPress.com frente a los “profesionales” del .org.

Y en esta ocasión me reafirmo en ello. Vean en el siguiente cuadro la comparación entre las supuestas visitas totales registradas por WordPress en los últimos 8 artículos y las registradas solo por LinkedIn en sus páginas:

Añado más. Para una última comprobación, hace tan solo unos días volví a publicar en LinkedIn (y solo ahí) un enlace al artículo que sobre SCRUM y 5M escribí hace 10 meses. Pues bien, esto es lo que observé:

  • WordPress: 35 visitas (34 en sitio + 1 distribuida).
  • LinkedIn: 745 visualizaciones (con 4 recomendaciones).

No tengo más que decir.

La suma-resta de suscripciones controladas sigue subiendo ligeramente, hasta las 133, aunque lo más satisfactorio ha sido la aparición de algunos “brotes verdes” que han reverdecido los comentarios, casi un recuerdo de tiempos pasados que sigue resultando para mí lo más valioso y gratificante del blog.

Termino con los ya sospechosos y oscuros números de costumbre y con un agradecimiento enorme a quienes, amables lectores, continúan pasando por estas páginas… sean los que sean. 😉

Anuncios