Mes: agosto 2018

Vibraciones: sueño de una noche de verano

Mi anfitrión caminaba distraídamente a mi lado, mientras me acompañaba al interior de su casa. Era un pasillo ancho, luminoso, de techos altos y grandes ventanales a la izquierda tras los que se adivinaba un frondoso jardín. Supongo que atardecía ya avanzado, porque la luz era tenue, matizada, sin estridencias.

Deduzco que la conversación era en ese momento intrascendente, porque no la recuerdo, pero sí que conservo en mi memoria cómo, en ese momento, frente a nosotros se acercó una figura pequeña, vestida con una túnica marrón oscura que dejaba asomar por la capucha una cara húmeda de lágrima, con la tristeza instalada en cada facción de la misma pero sin emitir sonido ni gesto alguno. Nos desbordó sin mirarnos. Me di la vuelta y seguí su caminar unos breves segundos. La figura pequeña alcanzó un recodo oscuro y se acercó a una especie de caja sin tapa, como una cama cuadrada en cuyos bordes se levantara una pequeña muralla de paredes gruesas pero de baja altura. Se acostó boca arriba en su interior con movimientos modulados, suaves, continuos, casi imperceptibles. Y sin decir ni una palabra, en solo unos segundos se fue confundiendo con el aire hasta desaparecer.

– “¿Quién era?”, pregunté a mi anfitrión.
– “Un sueño que ha muerto”, me respondió. Y me pareció una imagen bellísima.

– “¿Y los sueños vivos?”, volví a preguntar.
– “Depende”, volvió a responder. “A los sueños a corto plazo los verás cuando menos lo esperes. Son unas figuras blancas que están siempre correteando entre ellos, riendo y jugando… Nunca paran, así que aunque los veas en un lugar de la casa, si vuelves a mirar solo un instante más tarde, probablemente ya no los veas, porque ya no estén allí. Pero no te preocupes… estarán en cualquier lado”.
“Los sueños blancos son así. Si miras sus caras, verás que son todos diferentes, pero no podrás recordar ninguna ni serás capaz de decirme qué rasgos diferencian una de otra. Eso es porque la memoria suele cargarse de pasado y ellos no están ahí”.

– “¿Y los sueños a largo plazo?”, terminé como obviedad.
– “Ah…”, sonrió. “Esos son invisibles. No podrás ver su cara, por tanto, pero siempre sabes dónde están: a tu lado. Un sueño a largo plazo no puedes verlo pero lo sientes, siempre contigo, siempre fiel. Dime la verdad, ¿no están aquí?”.

Mi anfitrión se dirigió entonces al interior, más en penumbra, mientras me dejaba un instante disfrutar de la plenitud de la paz…

– “Recuerda solo que los sueños que mueren son tanto a corto como a largo plazo”, me dijo dándose la vuelta.

Y entré.

__________

PD: Transcripción de mi recuerdo de un sueño real de una noche de verano. No quiero que tenga ningún significado. Ya no recuerdo mis sueños al despertar.

Anuncios