Mes: febrero 2021

Año.12: balance y resumen

La docena es una medida que curiosamente nos acompaña en buena parte de la forma en que regulamos nuestras vidas: 12 meses cada año, 12 horas en el reloj.

Doce fueron los Apóstoles, las tribus de Israel, los signos del Zodiaco, los caballeros que se sentaban alrededor de la Mesa Redonda, los dioses principales griegos o hasta las estrellas que adornan la bandera de Europa.

El 12 es también un número clave en otras métricas como la de longitud (lo fue ya en las civilizaciones sumeria, griega o romana), donde un pie es la medida natural que contiene 12 pulgadas… lo que tiene su belleza, porque el 12 contiene a la vez exactamente mitad, tercio, cuarto, dos tercios y tres cuartos. Me imagino que esto encaja muy bien con ese carácter tan pragmático de los anglófilos… y quizá por eso sean los únicos que lo han conservado. 😎

Pero también (y esto es más sorprendente para una cultura inmersa en el sistema métrico decimal) es la unidad habitual de compra para cosas tan distantes y prosaicas como las rosas, los huevos, los pasteles… o los churros.

El caso es que son 12 años de blog… que van siendo ya muchos en una relación de amor. ❤ 😉

El año ha sido más diverso y equilibrado que los precedentes, con la recuperación del casi olvidado capítulo de «personas inquietas» mediante un post en recuerdo y reconocimiento póstumo de Ángel Arboníes, a la sazón y junto a la comparación entre producto y servicios como factor de diferenciación competitiva en empresas B2B, uno de los más leídos, compartidos y comentados del año.

La lista es la siguiente:

Reflexiones:

Vibraciones:

Personas inquietas:

Otros:

No sé si acabo de entender bien esta persistencia (¿se habrá convertido en texto de trabajo en algún sitio?), pero según WordPress (???), un año más mis reflexiones sobre “Ventajas e inconvenientes de la gestión por competencias” siguen liderando la clasificación de artículos más vistos, con miles de nuevas visitas (ya acumula más de 20.000).

Solo los registros de LinkedIn sobrepasan las 12.000 visitas a los artículos de este año, mientras el total de WordPress dice que no llegan a las 1.200… y no digo más.

Otro leve ascenso en suscriptores, hasta los 139… y la grata noticia de los comentarios, que este año han aparecido en un número cercano a los 50 en conversación cruzada, sobre 7 de los posts, en el propio WordPress pero también en las publicaciones de LinkedIn, cada vez mayor referencia para mi red no solo ya para leer y comentar, sino también para compartir o recomendar.

Que sepan que queda actualizada también la página de «temas de empresa«… 🙂

Vibraciones: 25 años, día a día

No recuerdo la hora exacta que era en la mañana del pasado viernes, pero sí que había transcurrido buena parte de la misma y que estaba compartiendo algún tema relacionado con los proyectos que tenemos este año en nuestra mano con una colaboradora muy cercana.

No sé por qué, pero me fijé en la fecha y no en la hora al mirar el móvil: 5 de febrero de 2021. Y como en días pasados había sido consciente de ello, enseguida me vino a la mente que tal día como ese, 25 años atrás, había sido mi primer día de trabajo en la cooperativa.

Casi 5.500 días de dedicación formal a ella (los de casa no merece la pena contarlos) y 700.000 km recorridos solo para ir a trabajar o volver a casa cada día… que suponen nada menos que 200.000 € gastados, groso modo, solo por usar un coche para ir a trabajar durante ese tiempo.

25 años son casi la mitad de la vida que recuerdo… y la verdad es que, visto así… abruma.

Más aún… no sé si hay mejor ejemplo de esa expresión que Julen Iturbe usaba antes con asiduidad, que es que en el pasado «la empresa vertebraba la vida de las personas».

Pues no sé yo si es algo que pertenece al pasado.

Tal vez no… o tal vez es que formo parte del segmento ya viejuno, en el que este factor aún podría estar muy presente.

Y va a ser que sí… 🙄 🙂