twitter

Vibraciones: 100 followers

100followersHablo de Twitter, cómo no… de MI Twitter. Hace unos días me encontré con esta imagen en mi pantalla y, como me fascina que las cifras lleguen a un número redondo, me ha parecido que comentar algunas de las cosas observadas en 8 meses de andadura podía ser divertido.

Veamos…

Como creo que casi todo el mundo, cuando el 17 de enero de 2009 “puse” mi primer tweet, no tenía ni idea de para qué servía esa historia… y más bien estaba seguro de que era una solemne tontería…

Luego, claro, no es difícil darse cuenta de que el asunto puede servir para muchas cosas y casi todas útiles… dependiendo de cómo se use, como todo en este mundo. Para mí, por ejemplo, hoy es entre otras cosas un “Reader” de personas en vez de “sitios”. Mantengo las dos fuentes y ya no sabría decir cuál me “regala” mejor filtro, porque a los contenidos en sí mismos que ambos me van volcando a la pantalla se unen criterios más tácitos de selección de cuál leo en profundidad y cuál no…

También es más cosas, pero en fin… no quiero hablar del uso de Twitter aquí. Me tienta más soltar unas cuantas observaciones sobre tipos curiosos que he ido conociendo y recopilando en el camino… Vamos a ello:

  • Las señoritas “veraniegas”. O los robots que tientan ese lado morboso y sexoadicto que se nos supone. Mucha gente dice que las bloquea, pero yo no hago nada y a mí me desaparecen, sin más. Vienen, se quedan unos días… y luego se van. No sé si es que los robots son piadosos, en el fondo, y se compadecen de llenarnos las casillas de followers sin posibilidades de corresponder, o si Twitter tiene un sistema de rastreo muy bueno que las detecta en pocos días y las elimina de oficio. ¿Lo han probado, les pasa igual? También me asalta la duda de si son inteligentes y no atacan a la parte femenina… o de si lo hacen con contenidos selectivos… ¿Hasta dónde han llegado en el nivel de refinamiento?
  • La investigación pura. También un robot, pero de otros fabricantes. Un día tuiteé algo a Anna Cabañas que contenía la expresión “aún aguantamos casi cinco” (o algo parecido). De inmediato, un replay con el texto “¿Cinco? Pues por el XX te la hinco”. Una investigación compleja sobre @nodigascinco arrojaba inmediata luz a tan amable propuesta, experimento social cuyos resultados seguro alumbrarán un nuevo mundo.
  • Los misterios insondables. Estos son esos fabulosos twitteros que son capaces de concitar multitudes de forma inexplicable: 634 following /537 followers / 1 tweet. Oigan… ¿cómo lo hacen? Lo de los followers, me refiero… Debe ser que su único tweet es oro puro y no que no se deprecia ni en recesión…
  • La propaganda inane. Este tipo humano corresponde a aquél que tiene, regenta, gestiona o dirige un hotel, por poner un ejemplo, y te encuentras con que te sigue un día cualquiera en el que, con solo un clic, te percatas de que se ha “pegado un curro de tres pares de narices” para seguir a cientos de personas (la idea no está mal, ¿eh?) pero que luego no usa para nada pues no pone un solo tweet en cuatro meses (y son los de veranito… ???).
  • Las twittermetralletas. Oigan, que no puedo… Ni físicamente puedo seguirlas: 101 tweets perfectamente distribuidos en 17 horas consecutivas es un ejemplo real, escogido al azar de un prototipo humano de esta categoría. Aparte de eso sólo duermen, parece. Y poco. Sólo pensar en seguir a media docena de similares… o estoy muy mayor o sencillamente no hay quien pueda. Además de que, en cuanto te das la vuelta, han salido de tu cola tus restantes following y ya no te enteras de nada… Les confieso que, con cierto dolor (me parecían buenas, simpáticas e interesantes personas), algunos de ellos han sido los únicos adscritos a mi relación de desfolloweados. No he podido evitarlo y espero que me disculpen. Cuestión de supervivencia.

Qué… ya habían advertido que Twitter era un fondo impagable de comprensión de la naturaleza humana, ¿verdad?

Si les apetece colaborar en completar este particular bestiario Twitter, están invitados… Ya saben que es sólo un poco más abajo…

Anuncios