Mes: mayo 2017

Vibraciones: voluntariado, a tu lado

Para la mayoría de nosotros, la palabra voluntariado evoca inevitablemente proyectos de cooperación en el exterior, personas implicadas en ofrecer ayuda social en países cuyas necesidades son evidentes solo con querer verlas… o en el lado más próximo, a adolescentes colaborando con campañas de recogida de ropa u alimentos o con acciones coordinadas desde una acción social y solidaria promovida desde los centros educativos.

Y no sé muy bien por qué, porque a ninguno se nos escapa que existe igualmente un voluntariado adulto y responsable que se encarga entre nosotros de una parte de nuestra sociedad que no queremos tampoco ver, de colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión. No alcanzo a ver la razón, pero me da la impresión de que este voluntariado pasa socialmente más desapercibido.

Entre la diversidad de asuntos con los que me enfrento en mi función laboral, en las últimas semanas he dedicado tiempo, junto con una compañera de equipo, a analizar posibles vías de colaboración con entidades externas en materia de transformación social.

Bagara, Aita Menni, Gizabidea, Cáritas, Saiolan…

Ha sido un trabajo muy sencillo basado en un proceso igualmente simple (indagación y escucha, recopilación, agrupación por afinidad, presentación de conclusiones y propuestas de continuidad), breve pero al mismo tiempo interesante y humanamente rico.

Entre nosotros hay personas que voluntaria e indivualmente colaboran con asociaciones que se dedican a ofrecer apoyo a personas que carecen de ello, personas que no saben, no pueden o incluso ya no quieren salir de un lugar vital al que se sienten condenadas, desde la resignación, desde la enfermedad o hasta (paradójicamente) desde la rebeldía.

Quiero poner el acento en los voluntarios y no en las organizaciones, porque muchas de éstas serían inviables sin los primeros, que forman parte imprescindible de su supervivencia. Los recursos son siempre escasos y lo han sido más en estos años de gran crisis, por lo que la acción desinteresada ha sido y sigue siendo clave para que, precisamente, la sociedad en su conjunto pueda mostrarse resiliente a situaciones de una enorme dificultad.

He conocido a personas que, después de su trabajo o al cerrar su tienda, participan en procesos de acogida de inmigrantes, de personas con desequilibrios psíquicos (muchas veces detonados por situaciones de drogadicción), o con convivencias familiares violentas o fuertemente desestructuradas… Lo hacen por parejas, porque no es evidente que la conversación de acogida discurra siempre por los cauces del respeto necesario, porque las historias de vida que llegan nunca son sencillas. Y acogen a cualquiera que llegue, sin excepción.

He conocido a personas que trabajan desinteresadamente en los centros ocupacionales donde muchas personas, en especial colectivos inmigrantes, encuentran un sentido al hecho de levantarse cada día para ser útil. Voluntarios que les ayudan a realizar trabajos sencillos ocupacionales que ceden algunas empresas colaboradoras, que les educan en las disciplinas necesarias para acceder en el futuro al mercado laboral (desde utilizar y cuidar ropa de trabajo, hasta ser puntual o trabajar con el rigor necesario) o que les forman en aspectos básicos y cotidianos (desde cómo sacar un billete para el metro hasta aprender el idioma o entender una tabla sencilla para registrar información).

He conocido a personas que utilizan su apreciado tiempo libre para entrenar a equipos deportivos de personas con enfermedad mental o con discapacidades, que se dejan la piel en colaborar en campañas de recogida de ropa para refugiados, ordenando, seleccionando y procesando lo recogido para que realmente preste una función social… y así una larga lista de posibilidades de ayuda hechas realidad.

Y lo hacen desde la consciencia de que hay una parte de nuestra sociedad (que no es pequeña aunque no miremos hacia ella) que no está en disposición de alcanzar un estado de vida que pudiéramos calificar como digno.

No me verán en el lado del igualitarismo, al que considero contrario a la esencia humana. Tampoco creo en que un estado pudiera garantizarlo, porque quien lo gobierne será precisamente humano (y por tanto con sus pasiones y miserias, junto a sus grandezas), pero sobre todo porque estará sujeto a valoraciones públicas de capas mayoritarias de la población que desean sinceramente corregir los desequilibrios pero al mismo tiempo no retroceder en su forma de vida.

Pero lo que sí creo que es posible es un aldabonazo a la conciencia de muchas personas que, más allá de la caridad (que desde luego yo no considero negativa, aunque ese es otro debate en el que hoy no quiero entrar), pueden sentir que transforman para bien la sociedad a través de su trabajo.

Este es un concepto muy “cooperativo” y que creo es muy poderoso. De hecho, está en el corazón de muchos movimientos populares actuales ligados a la religión en el mundo islámico, por ejemplo, que lo utilizan desde la responsabilidad social pero también, sectaria y políticamente, para generar adhesión. Mi propuesta es que, tal y como sucede actualmente entre nosotros, se plantee como un movimiento por la dignidad, sin limitaciones políticas, confesionales o sociales, con el respeto mutuo como única condición.

Me llamó poderosamente la atención la acción social de Cáritas. No especificaré más porque no quiero resaltar diferencias entre las iniciativas de las restantes organizaciones, también importantes, pero es de justicia mencionar que su labor de atención e integración social y su reciente orientación hacia la creación de valor es muy desconocida. De hecho, no entiendo cómo no se comunica mejor…

Les reconozco que yo no estoy ahí, o al menos no de una forma expresa, pero estas conversaciones me han hecho pensar en todo esto… otra vez. Estoy en ese proceso.

En cualquier caso, mi decisión personal, o la de cada uno de ustedes, no debería ser justificante para arrinconar la reflexión y la acción individual de nadie. Las necesidades son tan importantes y crecientes, en un mundo en que el envejecimiento avanza con pasos de gigante y donde las demandas de atención crecen y crecerán exponencialmente, que el que alguien hable de lo que aún no hace o no puede hacer… no puede servir de excusa.

El voluntariado individual (¡y de empresa!) a través del trabajo, se puede ejercer de muchas maneras y con intensidad aquí mismo, aquí al lado.

Y decidan lo que decidan (que siempre me parecerá respetable), por favor regálense un tiempo para acercarse a observar y entender de primera mano… algo de lo que les aseguro que no se arrepentirán.

Anuncios