Mes: diciembre 2013

Vibraciones: recuperar la alegría

Quizá es que yo mismo sienta la necesidad en estos momentos de recuperar la alegría como forma normal de estar ante las cosas…

El caso es que en los últimos meses me ha tocado trabajar alrededor del concepto de “positividad”, una de esas palabras que se ponen de moda de pronto (más de 1.000 referencias nuevas indexadas por Google cada semana) y que hacen que hordas de conferenciantes, psicólogos, creadores de tendencias y hasta coaches se alineen con los responsables de las empresas para orientar su mirada hacia ellas.

Es importante, no lo niego. La positividad tiene que ver con comportamientos derivados de un estado emocional que trata de colocarse siempre del lado más favorable que todas las cosas tienen, por muy terrible que sea lo que sucede.

No es una postura ingenua, es simplemente una opción disponible, aunque no siempre fácil. Es optar por ese lado y no por otro, quizá más evidente… porque abre y no cierra posibilidades de acción efectiva.

Positividad horca

Esta Navidad me ha dado por pensar que una de las emociones que se nos ha ido diluyendo progresivamente estos años es la de la alegría.

Seguro que hay multitud de estudios relacionados con esta emoción sana que puede ser provocada por cientos de hechos sencillos de nuestras vidas cotidianas… pero para acercarnos a ella desde la escucha, nada como una imagen… o mil palabras.

Y esta vez he optado por la imagen… 😉

Olvídense de la parte final promocional y contemplen a 32 dedos y 8 pulgares, en acepción anglosajona, generando una dosis de alegría…

Y olvídense de que es un anuncio diseñado y mercantilmente elaborado y díganme, para terminar, si dar un regalo, sobre todo si es inesperado, no provoca alegría en quien lo recibe, en quien lo da… y en quien lo observa.

Aunque ninguno de ellos lo haya pagado e independientemente del valor o del objeto del regalo…

Este año, por tanto, les deseo una feliz y alegre Navidad.

Eso sí, moderadamente, para que dure…

🙂